Datos del Mercado Eléctrico Mayorista: Gustavo Báez explica por qué las renovables son las tecnologías del futuro

06-12-2018

A principio de mes se llevó a cabo el segundo encuentro nacional ‘Ciclo de Jornadas de Gestión Cooperativa’ que organiza la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios (FACE), esta vez bajo el título de ‘Preparándonos para los desafíos que nos presentan los nuevos paradigmas energéticos’.

Una de las charlas fue realizada por Gustavo Báez, ingeniero que trabaja en la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA), quien explicó cómo funciona la empresa que controla el Estado argentino.

Comenzó con un repaso de la “oferta”, conformada por, principalmente, generadoras termoeléctricas, grandes represas hidroeléctricas, energía nuclear, “y en este último tiempo energías renovables”, señaló.

También aclaró que “en situaciones de emergencia” se importa energía de países vecinos. “Del otro lado está la demanda, fundamentalmente de distribuidores que conforman más del 80 por ciento de ella; Grandes Usuarios que operan directamente con el MEM (Mercado Eléctrico Mayorista) y también la demanda de exportación, que se da en situaciones de emergencia, donde un país vecino importa la energía del sistema argentino”, detalló.

En cuanto a la integración de potencia, Báez mostró un gráfico contundente que que comprende el plazo del año 2002 al 2016: Puede verse que desde el 2008 crece la capacidad de oferta, con incrementos en centrales termoeléctricas, sobre todo en lo que fue reemplazos de tecnología ineficientes por nuevas. Además, un leve crecimiento de energía nuclear durante el año 2014 (Atucha II). Un punto que destacó Báez fue el crecimiento en la incorporación de motores diésel, también a partir del 2008. Explicó: “fue una necesidad puramente de coyuntura, donde la demanda crecía peligrosamente y exigía abastecerla, entonces se recurrió a unidades diésel que son mucho más caras (que otras fuentes. Cuestan alrededor de 300 dólares por MWh actualmente)”.

“Hace 40 años atrás la relación hidráulico y térmico era pareja”, recordó Baez con respecto al desarrollo de la matriz eléctrica. Y explicó que los diferentes gobiernos nacionales apostaron por profundizar en la energía termoeléctrica, al punto de duplicarla a la hidroeléctrica, constituyendo la porción que conocemos hoy.

Apuntó a un dato crítico: “la disponibilidad (rendimiento), como puede verse en el cuadro del 2015 (el de abajo), para energía hidroeléctrica era del 95 por ciento, mientras que las Turbo Vapor que se instalaban del 47 por ciento”.

En cuanto a la demanda, aclaró que el sistema argentino se diseñó en base a hidroelectricidad y gas natural, llamando al resto de los combustibles “recursos de última instancia”. No obstante la incorporación de energías caras como gas oil y fuel oil se hizo “de todos los días”.

“Estos son valores reales”, remarcó y explicó de manera sencilla: “esa cuenta está hecha por el total que se le pagó a toda la generación dividido la demanda del año”.

“En este contexto es donde aparece la posibilidad de reemplazar el consumo de hidrocarburos por el de energías renovables”, enfatizó y concluyó: “así es que aparece el Programa RenovAr”.

Es por ello que se llevaron a cabo las licitaciones Ronda 1 (más 1.5), Ronda 2 y contratos vía Resolución 202: 157 proyectos por 4966 MW a un precio de 56,9 dólares por MWh. “Resulta que además de lo que veíamos, que era la posibilidad de sustituir hidrocarburos y llevarlo para la parte de renovables, que de por sí es superador que lo anterior, resulta que los precios son competitivos”, destacó.

Baez aclaró que a ese precio de contratos de energías renovables hay que agregarle un 15 por ciento más, por costos de incentivos que el Gobierno otorgó a los privados (Factor de Ajuste e Incentivo). No obstante, el precio queda en 65,43 dólares por MWh. Sigue siendo competitivo.

Mercado a Término

En virtud de llegar a los objetivos de la Ley 27.191, que tiene como mandato que la matriz eléctrica llegue a un 25 por ciento al 2020, la normativa establece a los Grandes Usuarios del MEM (desde 300 kW de potencia) deben consumir cierta cuota de energía renovables, con la posibilidad de comprar energía al sector privado (Mercado a Término) o generándosela.

Con las últimas adjudicaciones de Prioridad de Despacho, que asigna CAMMESA a los generadores que quieran montar centrales de energías renovables para comercializar con Grandes Usuarios, se incorporarán 816 MW más al sistema. Estos números demuestran cómo la demanda privada apuesta por la incorporación de energías limpias, sobre todo por ser más competitivas que el propio precio monómico de la energía.

Autor
Guido Gubinelli
Fuente
Energía Estratégica