Un estudio del INTI refleja gran ahorro energético utilizando energía solar térmica

02-01-2018

Según un estudio coordinado por el INTI para una PyME cordobesa, se podría bajar notablemente el consumo de combustibles fósiles para la producción de energía térmica. El ejemplo es aplicable a otros sectores industriales.
Una PyME quesera podría ahorrar más del 30% de lo gastado en combustible si utilizara energía solar térmica en los procesos donde se necesita calentar agua.

Los datos surgen de un estudio realizado en 2017 por Milagros Carrillo y Khiara Marozzi (tesistas UTN FRC) bajo la supervisión del ingeniero Guillermo Garrido (Tutor por INTI-Córdoba) y Luis Molinari (Co-tutor por CADIEC).

Según el Balance Energético Nacional, más del 40% de la energía térmica usada en la Argentina corresponde al sector industrial. De ese total, más del 80% es generada a partir de gas natural.

En el interior de la provincia de Córdoba, existen cientos de industrias, sobre todo pymes, sin acceso a la red de gas. Este panorama, sumado a la tendencia creciente en el costo de los combustibles fósiles, constituyen las principales justificaciones para el proyecto desarrollado.

El estudio se realizó sobre la empresa La Varense, PyME láctea ubicada en el interior de la provincia de Córdoba. A partir de los resultados se elaboró y presentó a la empresa una propuesta, consistente en montar tres módulos de Sistemas Solares Térmicos (SST), para abastecer de agua caliente de baja temperatura (<100°C) a uno de los sistemas de limpieza in situ (CIP), a los grifos para limpieza manual y al precalentamiento de la caldera.

Cada SST está conformado por cuatro sub-sistemas. Captación: 140 m2 (70 colectores solares conectados); Acumulación: depósito de agua caliente de 10.000 litros; Circuito primario y secundario: tuberías, bombas, vaso expansión, etc.; Control y seguridad: elementos de seguridad.

Con la instalación de los tres SST se obtiene un aporte solar del 32% (promedio anual) de la demanda energética de estos tres consumos de la fábrica.La inversión es de montos razonables para este tipo de industria y podría hacerse por etapas.

Bajo las condiciones analizadas, el proyecto es viable tanto técnica como económicamente. Con una rentabilidad de 21% anual, se recupera la inversión en poco menos de ocho años. Aunque corresponde aclarar que la rentabilidad exacta estará ligada a la tasa a la cual se consiga financiar la inversión y al costo que tenga el combustible sustituido con el paso del tiempo.

Además de la importante vida útil de la instalación (se estima entre 20-30 años), hay que tener en cuenta que los costos operativos son bajos, por lo que una vez recuperada la inversión se dispondría de más de 20 años de energía térmica a costo cero, produciendo un ahorro en los gastos de combustible superior al 30% anual. Otros de los beneficios no cuantificados en el informe, son disminución de la logística de abastecimiento de combustibles, certezas en el largo plazo sobre la disponibilidad de combustibles, y la reducción de emisiones contaminantes (locales y globales).

Autor
Energía Estratégica
Fuente
INTI